Edición Beethoven CompletaAntonie Brentano (1780-1869)

JOSHUAMORI

El extraordinario músico Ludwig Van Beethoven, no se casó jamás, no obtante tuvo algunos amores que quedaron de referencia en su vida, así se tiene como datos, como lo reseña masmasculino.com/revista-masculina,que:

El gran amor de su vida fue Antoine von Birkenstock, casada con Franz Brentano. Antoine ha pasado a la historia como la inmortal “bienamada”, como es llamada en sus tres misteriosas cartas, pero otros historiadores creen que podrían ser tres mujeres, Giulietta Guicciardi, y sus primas, las hermanas Josephine y Therese de Brunswick. De las tres estuvo enamorado sucesivamente Beethoven, aunque se discute si ese amor se quedó o no en lo “puramente platónico”, debido a que el estatus social de un músico no era en aquella época tan elevado como para aspirar a la mano de una aristócrata.

  • Se ha llegado a apuntar que Beethoven era en la realidad bastante misógino, y que la mujer de la que estaba enamorado era un ideal que sólo existía en su mente, de ahí que cortejara a damas que sabía de antemano que le iban a rechazar.

  • En 1801, con treinta años, completamente sordo, conoce a Giulietta Guicciardi, a quien inmortalizó con la dedicatoria de su Sonata “Quasi una fantasia”, que será más tarde conocida como “Claro de Luna”.

  • En 1806 compuso la cuarta sinfonía, que algunos críticos han creído que fue inspirada en el amor de Teresa de Bruswick, aun cuando otros musicógrafos han investigado minuciosamente el supuesto amor de Beethoven, y lo han rechazado categóricamente calificándolo como un infundio, basado en un relato de dudosa autenticidad publicado en 1890 y narrado por Mariam Tengert, que se decía confidente de Teresa.

  • Cuatro años después se enamora de Teresa Malfatti, con la que pensó contraer matrimonio, como lo comprueba una carta fechada el 2 de mayo de 1810 en la que solicita al Dr. Wegeler documentos personales para ese fin. Realizó la petición al padre de Teresa a través de su amigo Gleichenstein y recibió como contestación la siguiente observación de un tío de la propia interesada,“Beethoven es un hombre muy torpe de entendimiento, aunque puede ser el más grande de los genios”.

  • En 1811 cortejó a la bella cantante Amelia Sebald, que se casó más tarde

  • con un consejero de Estado.

  • Julieta Guicciardi será su primer amor contrariado. No se casará jamás, pero siempre habrá una mujer en su vida. Bettina Brentano, una poetisa de 20 años, a la que Ludwig conoce en 1810 y que será otro de sus amores, le presenta a Goethe en Toplitz

    Cuando Antonie estaba enferma, Beethoven tocaba el piano para ella y así empezó todo. El poder de la música y la amistad durante la enfermedad. En 1812, Antoine abandona Viena y Beethoven escribe las tres famosas cartas de amor. En las cartas que se supone iban destinadas a ella, escribía:
    “Mi ángel, mi todo, mi yo mismo”.

  • “El amor lo exige todo ...” .

    “Mi tristeza no puede cambiar el hecho de que no seas completamente mía”.

    “Aunque tu me amases, yo te amo más”.

    “Tu amor me hace el hombre más feliz y, al mismo tiempo, el más infeliz de todos”.

    “Llegaré tan lejos hasta poder volar hacia tus brazos y poder decir que estoy en casa porque estoy contigo”.

    Pero ella no le correspondió.

    “No quiero abandonar a mi marido que siempre ha sido tan afectuoso conmigo.”Ante una respuesta así quien puede resistirse a un amor eterno. Antonie Brentano murió en 1869, con ochenta y nueve años.

  • Beethoven siempre elegía a mujeres inaccesibles que pertenecían a la aristocracia, estaban casadas, o las dos cosas a la vez. En la carta dirigida a su 'amada inmortal' (que se supone nunca llegó a enviar y está fechada en el año 1812), expresa sus sentimientos hacia la única mujer que debió corresponderle. El misterio de la identidad de esta mujer se resolvió en 1977 gracias al musicólogo estadounidense Maynard Solomon. Se trataba de Antonie Brentano, esposa de un mercader de Frankfurt y madre de cuatro hijos. Su sentido ético y el miedo al matrimonio, hicieron que Beethoven huyera de esta relación, a pesar de los conflictos emocionales que le causó.